Cómo empezar a ser vegano

Inicio » Nathalinadas » Cómo empezar a ser vegano

CÓMO EMPEZAR A SER VEGANO

 

Muchas personas me preguntan cómo fue mi cambio al veganismo, qué me motivó a hacerlo y una de las que más les inquietan: Si fue difícil empezar a llevar este estilo de vida.

Hasta mi madre me preguntó si me costó tomar la decisión. La decisión en sí misma no me costó, días más tarde y fruto de la investigación sí fui más consciente del mundo en que me había adentrado, venía de la dieta vegetariana y hasta que no me metí de lleno en esta filosofía no me di cuenta de verdad de lo que implicaba.

Lo que también escucho últimamente en mi círculo es que entienden mi manera de vivir, pero se declaran incapaces de tanto «sacrificio» al tener que renunciar a ciertos alimentos: jamón, carne, pescado…etc, según con quien hable, la excusa varía.

Suelo aconsejar que vayan abandonando el consumo de ciertos alimentos, que no se pongan la meta muy alta que pueda desmotivar. El camino largo empezó con un solo paso, así lo tenemos que ver, si vemos la cima de la montaña nos va a abrumar la senda que se tiene que escalar.

Equiparo el veganismo como apuntarte al gimnasio, ir poco a poco, estudiar tus sensaciones, ver cómo te sientes y cada día es un nuevo empezar, estas coordenadas son para los que no lo tienen del todo claro y antes de comprometerse quieren evaluar si van a ser capaces de lograr el objetivo.

Sé como se sienten y empatizo con ellos, porque recuerdo mi última vez que me apunté a un gimnasio, corría el año 2011 y debido a mi horario de trabajo en la que salía tarde cuando llegaba a casa cerca de las 20 horas y de noche en la época de invierno la sola idea de hacer deporte no era lo que más me apetecía. Pero inauguraron un gimnasio muy cerca de mi lugar de trabajo y ya era otra cosa, podía ir directamente a la salida de mi oficina y sin ni siquiera pensármelo mucho, calzarme las deportivas y a entrenar.

La primera toma de contacto para el que quiera conocer este mundo le aconsejo ir paso a paso y no como me pasó a mí el primer día que pisé el gym. Imagínate la situación, cerca de las ocho de la tarde, después de todo el día de estar sentada, con cansancio mental y oxidada físicamente, entro en la sala de máquinas y tímidamente me acerco a un monitor de unos 20 años, le doblo la edad, me pregunta qué objetivo quiero alcanzar, me paro a pensar y lo tengo clarísimo : ser más delgada, más alta y mas joven. Aterrizo de la nube, no es el genio de la lámpara, es un niñato que me mira examinándome qué puede hacer conmigo no teniéndolas todas consigo. Espera mi respuesta y yo le doy la obvia: » Quiero tonificar» sea lo que sea que signifique éso.

 Me hace un tour por el gimnasio presentándome todas las máquinas (de tortura) y elabora una «simple» tabla para que logre la ansiada tonificación muscular.

El plan, según sus palabras, es fácil y muy sencillo: se comienza con unas simples abdominales en una colchoneta en el suelo, ya la sola idea de tumbarme en el suelo delante de unos desconocidos me tira «p´atrás», 3 series de 20 cada una para ir entrando en calor. Para descansar me recomienda continuar con la bici durante 20 minutos después de ese «relax», me conduce hasta una máquina donde tengo que situarme apoyando los codos y he de levantar las piernas juntas, seguimos con las abdominales, de nuevo. Mantengo la dignidad hasta donde mi cuerpo es capaz, pero a la décima repetición mis piernas se niegan a subir y apenas se despegan de la plataforma. Se apiada de mí y me conduce a otra máquina, esta vez el trabajo va a  ser de piernas: cuádriceps , femoral, tobillos, pantorrillas, glúteos, hombros, tríceps, bíceps, espalda, pecho,  para cada parte del cuerpo existe una máquina específica y por todas paso y por todas hago series. Acabo con la lengua fuera y cuando creo que he acabado por hoy, me conduce de nuevo junto a mi amiga la bicicleta, palabras textuales, para relajarme otros 20  minutos a buen ritmo y comenzar de nuevo TODO otra vez y así hasta dos veces más.

Después de pasar las horas más largas de mi vida me dirijo arrastrando los pies, porque me duelen todos los músculos, los huesos, las articulaciones, los tendones, me duele hasta la grasa, ésa es la que más se queja que ha tenido que empezar a quemarse con lo a gusto que estaba en mis caderas. En la ducha pienso que he sobrevivido a esa tortura, mañana, si puedo levantarme de la cama, lo haré mejor o peor según se mire, porque las agujetas me van a limitar aún más el movimiento de mi cuerpo. No me siento bien, sin embargo sigo decidida a volver al gimnasio, pero con la firme decisión de no seguir esa tabla infernal de ejercicios imposibles.

El monitor ha fracasado como motivador, me ha arrojado al Himalaya sin explicarme lo que se me venía encima, por ese motivo encuentro el paralelismo con el veganismo y cuando alguien me comenta que le gustaría ser vegano, pero no sabe si va a ser capaz de mantenerlo en el tiempo, mi único consejo es que vaya día a día y que durante un tiempo vaya prescindiendo de alimentos de origen animal paulatinamente, está claro que me encantaría que abrazaran inmediatamente el veganismo, pero la estrategia a seguir con los indecisos y dubitativos es que el camino no se les haga muy angosto, porque desistirán al poco tiempo y lo peor será que propagarán la idea que vivir como vegano es imposible y alejarán a otros que quizás estaban interesados en este estilo de vida.

Te confieso que estoy a la espera de lograr que una persona cercana me dé la buena noticia, pues denoto mucha simpatía y retazos de concienciación que pueden dar sus frutos en el futuro próximo y es que cuanta más información se dispone más cerca se está de un cambio de paradigma. Ya te contaré si me dan una buena noticia.

Déjame un comentario contándome cómo aconsejas iniciarse en el mundo vegano y si eres responsable de un vegano más. Si aún no te has suscrito no te lo pienses más, porque el día 1 de septiembre ha dado comienzo el envío por correo electrónico del boletín semanal Belleza holística y te lo estás perdiendo.

Tenemos una nueva cita el sábado que viene.

¡Hasta muy pronto!

P.D

He introducido una novedad en mi web de la que estoy muy feliz, porque una empresa española ha creado un plugin para que las webs resulten accesibles a todas las personas con diversidad funcional. Sé que te puede chocar escuchar «clics», ver las imágenes sin tonalidades etc, pero que no cunda el pánico, ya que en la parte derecha superior verás un logotipo y ahí podrás desactivar todas las opciones que están activadas y que volverán a estar activas cuando regreses de nuevo. Sé que puede parecer un fastidio, pero no para ti, que eres sensible y con ese pequeño gesto logramos que la información esté al alcance de TODO EL MUNDO DE VERDAD.

Muchas gracias por tu colaboración.

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “Cómo empezar a ser vegano

  1. Kta

    Buenos dias,
    Mi maldito riñón ha hecho que me pierda esta magnífica e hilarante crónica, de la cual tengo mucho que decir….
    ¿Como empezar a ser vegan@? Voy a establecer un paralelismo más con mi tema favorito : la religión….
    La Pasión de Cristo, de Mel Gibson, fue para mi una bofetada emocional , en plan : » pero que relajada estabas, desagradecida!»…. Lloré viendo el dolor de una Madre , lloré viendo injusticias , …. aunque no fuera un Dios, la historia de esa crucifixión con ensañamiento fue real.
    Lo mismo me está pasando con los animales, …. aunque los vea en el plato y no lo asocie con los animales reales , lloro al ver que animales que sienten son utilizados y creados como piezas automovilísticas , es cruel, no necesitamos tanta proteína animal , ni tantos lácteos….
    El argumento que me va decantando , sinó al veganismo, seguro que a ser vegetariana, es que casi pierdo un riñón, entre otras cosas, por consumir exceso de proteínas…. ya conseguiré la vitamina B12 de manera sintética, pero el cuerpo habla.
    Lo que me remató fue que el primer antibiótico que tomé fue Norfloxacino, el antibiótico que se da a los animales de consumo humano cuando enferman , por lo que después lo ingerimos nosotros y creamos resistencia a ese antibiótico, ….total, tengo una pielonefritis de caballo, si se me permite la comparación. El pescado azul , el proveedor oficial de Omega 3 , está infectado de plomo y mercurio…. perdonadme la ordinariez pero….COÑO! La naturaleza nos está enviando un mensaje clarísimo : reducir ingesta de cadáveres y proteger la naturaleza.
    Si me olvido algo , casi que lo agradecereis, …pero tenía que decirlo .
    P.D: El deporte claramente alarga la vida , como mínimo hace que una hora se te haga eterna y que veas pasar tu vida delante de tus ojos como una película.
    Un abrazo

    Responder
    1. Nathalie Autor

      Amiga Kta,

      Sé que estás pasando por unos día malos y que tienes resistencia a los antibióticos,no te quiero «asustar» ,pero estás en el camino.Una vez escuché que hay un vídeo en inglés que narra a modo de documental lo siguiente, es de hace bastantes años y no lo he logrado encontrar: » En una ciudad están un grupo de veganos con pancartas tratando de concienciar a las personas que pasan por la calle repartiendo octavillas, una de esas octavillas recae en una chica que pasa por ahí, la coge por educación apenas la lee y la tira. Se ve que esa misma chica poco a poco es más consciente de lo que ha leído en la octavilla ,pero aún así sigue consumiendo carne,pasan los días y se ve al final del vídeo, un año después que la va con la pancarta y repartiendo octavillas es la misma chica que recogió la suya el año anterior». Con todo este texto quiero decirte Kta, que todo el mundo necesita su tiempo y proceso, pero yo sí te veo en un futuro como vegana, al menos como vegetariana .

      Cuídate mucho que quiero seguir leyendo tus comentarios que para mí son mi religión.

      Un beso muy fuerte

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *