Cosmética vegana minimalista

Inicio » Cosmética vegana o ecovegana » Cosmética vegana minimalista

COSMÉTICA VEGANA MINIMALISTA

Hace unas semanas, salimos a cenar con otra pareja e inevitablemente surgió la cuestión vegana. Los amigos no tenían claro en qué se diferenciaba el ser vegetariano del vegano y aclarando la diferencia, la duda se centró sobre en la cosmética, que es realmente mi tema de interés.

Me comentaba ella que  había escuchado  excelencias de la cosmética natural vegana por una amiga, quien había pasado de usar cosméticos de alta perfumería a cosméticos naturales. 

Yo no pude estar más de acuerdo con su amiga, porque yo misma he notado la diferencia, a pesar de no sufrir ningún problema de piel, al dejar de usar cosmética con sustancias químicas, mi cutis permanece  nutrido durante más tiempo .

He de confesar que me resultó curioso que hiciera mención de cosmética vegana y no de la más popular cosmética natural y/o ecológica, ya que no todo el mundo tiene claro las diferencias entre unas y otras, o más bien, lo que no lleva la cosmética apta para veganos. Para salir de dudas, te dejo estos dos enlaces:

¿Qué se entiende como cosmética vegana? 

 Natural,ecológico,biológico,orgánico

Continuamos con la conversación y la queja que me hizo fue que la cosmética vegana era cara y que había poca oferta en el mercado. Corregí su afirmación de que  la cosmética ecológica y vegana era cara,  porque no lo es, pero sí tiene un precio alto. Aunque pueda parecer lo mismo, hay diferencia entre el término caro, que es cuando un producto no cumple con las expectativas que promete y el significado de precio alto, que es cuando para cumplir con dichas expectativas el proceso es más oneroso.

Cada vez es más fácil acceder a la compra de productos cosméticos que cumplen las expectativas veganas en canales online, continúa siendo complicado adquirir cosmética en los establecimiento tradicionales. Esa es una de las razones que me desesperaban al principio, con lo que me gustaba dejarme asesorar por la dependienta de una perfumería, tuve que aprender a guiarme por mi intuición mientras navegaba frente a la pantalla del ordenador  depositando en el carrito de la compra los productos que me parecían los adecuados.

 

Ya queda lejano ese tiempo en que no acertaba con el color del carmín, la textura de la crema hidratante no acababa de ser de mi agrado y el tono de la bbcream no era el esperado.

Hasta que acerté, el gasto monetario fue importante, en ese momento ser vegana no era para nada económico como se creía, al menos en el terreno cosmético y de productos higiénicos, cuando el simple gel costaba el doble o más que uno de supermercado.

Como no podía ser de otra manera en vista de que mi nómina no iba a incrementarse, tomé la sabia decisión de minimizar el uso de cosméticos y reducirlos a los mínimos indispensables, obviamente una vez descubiertos cuáles eran los más adecuados para mí.

Los valores en los que prioricé mi búsqueda fueron que tenían que tener los mínimos ingredientes posibles y, a poder ser, que éstos provinieran de agricultura ecológica.

Manteca de karité

Dicho y hecho, descubrí la manteca de karité africano sin refinar ecológica procedente tal y como su nombre indica de las sabanas de África Central y del Oeste de un árbol que produce mantequilla que nutre toda la piel de mi rostro y cuerpo. Nunca he tenido la piel tan nutrida. En un principio tuve que acostumbrarme al aroma, que es un poco fuerte siempre que apuestes por el que no está refinado, si te es imposible soportar el olor, el karité refinado lo perfuman enmascarando el olor natural, pero también volatilizando algunas de sus propiedades. Pon en una balanza lo que te importe más.

La manteca de karité es muy versátil, te lo puedes aplicar sobre rostro, cuerpo y cabello. Lo uso como nutriente de labios, ya que no me acerco a la vaselina desde que descubrí su procedencia. La única pega que pondría es que hay que aplicarla con un suave masaje sobre todo en la época de frío, pues ésta se solidifica.

Para el cabello me he untado de (casi) todo cuando no era vegana :mahonesa, qué daño hizo una película protagonizada por Julia Roberts, aceite de oliva envolviendo la cabeza con una toalla caliente…Pero lo que he descubierto hace muy poco es la manteca de coco y es muy fácil de encontrar en cualquier supermercado. He probado aplicándola en seco o en mojado y dejando que actúe el máximo tiempo del que dispongo, me aplico dos veces el champú y me deja un cabello muy brillante y nutrido, mucho mejor que con el aceite que no acababa de gustarme como me quedaba el pelo una vez secado.

Manteca de coco

Pero mi aceite de oliva lo utilizo para desmaquillarme ojos, rostro y labios. Con un simple gesto con el algodón, borra cualquier rastro de máscara y lápiz de ojos, sin secarlos como puede pasar con productos muy agresivos para la zona del contorno de ojos. Justamente éste no puede estar más nutrido con unas gotas de ese mismo aceite masajeando la zona de las patas de gallo para que penetre bien su fuente rica de ácidos grasos y triglicéridos, actuando contra el envejecimiento.

Aceite de oliva

De un plumazo, me quité el contorno de ojos, el desmaquillador, el bodymilk, crema hidratante de día, crema nutritiva de noche, contorno de ojos ,  crema de manos, crema para los pies y mascarilla para el cabello.

No sólo me he ahorrado una ingente cantidad de dinero en productos que no hacen milagros, porque la absorción de la piel es la que es y si buscas resultados efectivos tienes que acudir a tratamientos estéticos de relleno, botox , mesoterapia y demás, sino que lo que me aplico diariamente son ingredientes de una gran calidad sin artificios y que sabiendo que estoy proporcionando a mi cutis salud me recreo aplicando el producto con un masaje que es lo que realmente hace efectiva la penetración de las propiedades del cosmético.

Pero la investigación me ha llevado a incluir un producto que sólo utilizaba en verano cuando me exponía al sol en playa y piscina: El protector solar. Mi rutina matinal es aceite de oliva ecológico en los contornos de los ojos, karité sin refinar en cara y cuerpo y la crema de protector solar con índice 50 antes de aplicarme la bbcream. El porqué lo he incluído como tratamiento de belleza tendrás que esperar a leerlo las próximas semanas.Te sorprenderás.

El veganismo me ha descubierto tantas joyas que me hubiera perdido si no hubiera dado un giro a mi vida. He aprendido a primar la calidad antes que la cantidad, también a ser mesurada en la aplicación de los productos cosméticos, antes como no eran de un precio elevado (algunos), los despilfarraba, por tanto, ahora soy o trato de ser, una consumidora responsable para con el Medio Ambiente y para mi bolsillo.

Creo que el tema da para mucho en todos estos años buscando, descubriendo, que volveré a tratar aspectos de los que he hablado aquí, como el cabello que necesita una crónica en exclusiva, porque sí es el que más cambios ha sufrido y el qué más me costó encontrar un producto de acabado o styling. Menuda odisea recorrí, me río yo del viaje de Ulises.

En esta crónica he plasmado lo que me funciona actualmente bien a mí. También en estos años como vegana y durante los dos primeros años sí compré cremas de día, de noche, contorno de ojos, cremas corporales aptos para veganas de gran calidad, sin un gran desembolso, pero me fui encaminando hacia el minimalismo cosmético por pura comodidad, ya que mis compras eran muy dispersas, un cosmético aquí, otro en otra web, otro de un herbolario…,quizás esta deriva se debió más a la falta de tiempo que a una cuestión económica, pero como me funciona, sigo, pero no quita para que afirme que hay grandes cosméticos ecoveganos fantásticos y quién sabe si algún día más volveré a ellos «Chi lo sa».

Antes de despedirme, hacer mención que tanto el Karité como el aceite de oliva eran utilizados como tratamientos de belleza en la Antigüedad , o sea que no he descubierto nada nuevo, lo que funcionaba antes sigue funcionando hoy en día. Bueno casi, en el terreno de la estética ha habido grandes avances de los que  pudo disfrutar Cleopatra, aunque tampoco había tanta necesidad de alargar al máximo la juventud, pues no gozaban de mucha esperanza de vida.

Los temas que voy a tratar en las sucesivas crónicas son: continuar con el tema de la piel que un tema apasionante como largo, los protectores solares y el cabello y como no morí en el intento para domar mis rizos en la medida de lo posible, porque el cabello ruloso, como dicen en países hispanohablantes y que me encanta ese término, es indomable.

Vaya me da la sensación de que me he puesto deberes a falta de que alguien me los ponga. En fin, así soy yo.

Impaciente por leer tus comentarios sobre el  artículo, que me cuentes qué cosmético has descubierto por el hecho de ser vegano, o lo que te apetezca contarme. Me puedes ayudar mucho si me das tu opinión o sea que no te lo pienses mucho y anímate.

¡Hasta pronto!

 

 

 

 

 

 

 

4 comentarios en “Cosmética vegana minimalista

  1. Victoria

    Me ha encantado saber más sobre este mundo, tan desconocido para mí!
    A partir de ahora usaré el aceite de oliva para desmaquillarme, que son pocas las veces que uso máscara de pestañas pero siempre me quedo con la piel resentida de tanto producto antinatural.
    Cuando escribas sobre las técnicas que usas con tu pelo las trasladaré con gusto al pelito de Zoe, no he encontrado el producto adecuado aún ????. De momento empiezo con el aceite de coco que lo tengo en casa, ya te contaré.
    Muchas gracias por tu artículo, como siempre, tan inspirador y pedagógico.

    Responder
    1. Nathalie Autor

      Hola Vicky amiga,

      Gracias por tus palabras tan motivadoras y me hace feliz saber que te he podido ayudar y ya me contarás con lo del aceite de oliva,pero la primera vez que escuché lo de desmaquillarse con aceite de oliva fue en una entrevista a Sara Montiel y hasta hace un par de años no lo apliqué en mí misma y la experiencia no puede ser mejor.
      Con respecto al tema de los rizos ,pensaba esperar un tiempo hasta escribir del tema,pero lo adelantaré.
      Besossss

      Responder
  2. CATALINA THOMÁS GRIMALT LLINÁS

    Buenas tardes!
    ¿sabés aquell o de que todos los caminos conducen a Roma? Pues me está pasando mientras pienso en lo que has escrito : mi primera reacción ha sido pensar en lo fácil que es la cosmética minimalista con tu tipo de piel y cabello, … Tal y como lo pensaba , me vino el contraargumento : » si cuidara mejor mi alimentación y mis hábitos, seguramente tendría mejor la piel y el cabello «. Un pez que se muerde la cola o… Todos los caminos conducen a Roma.
    Tienes razón, una vez más… Cuánto aprendo contigo.
    Un abrazo!

    Responder
    1. Nathalie Autor

      Hola Kta amiga,

      La genética es una ventaja,pero afortunadamente vivimos en una época en que los cosméticos y los buenos hábitos ayudan y mucho además de premiar a la persona que es constante.La genética ya no es determinante,no hay que conformarse al igual que no lo hacemos en otros aspectos de nuestra vida.
      Pero vamos …Te quejas de vicio ,además te alimentas muy bien según veo en la fotos .

      Como siempre agradecerte que sigas leyéndome.Gracias y muchas gracias

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *