Epifanía vegana

Inicio » Nathalinadas » Epifanía vegana

EPIFANÍA VEGANA  

Hoy ya se da oficialmente por terminadas las Navidades y no paro de recibir chistes haciendo referencia a la urgencia de ponerse a dieta por los excesos navideños.

Paseando con Coque, mi hijito peludo, me crucé con un montón de nuevos corredores, me hizo mucha gracia constatar que se estaban llevando a cabo los nuevos propósitos que trae siempre consigo el nuevo año. A ver cuántos sigo viendo en los próximos meses. 

Las Navidades se han reducido a comer de una manera desproporcionada cómo si no hubiera mañana y me resulta un poco triste esa manera desaforada de consumir por consumir, mientras se pasa hambre en la casa de al lado, sin contar con la de millones de animales más que matan para poder colmar los supermercados ante la avalancha de los consumidores. Una vez escuché a unos cubanos que en el mundo occidental las celebraciones eran comer y no bailar y divertirse. Deberíamos hacer una reflexión de el porqué todas nuestras celebraciones giran alrededor de una mesa con alimentos. También es verdad que en Cuba, como en tantos otros países, sufren de carestía y la comida es un lujo que suplen con el ron casero y el salseo. 

Estaba trajinando en la cocina a la vez que escuchaba de fondo la televisión, que en ese momento estaba emitiendo un programa de entretenimiento que lo mismo debaten de política como tratan asuntos de cotilleo hasta  que  la presentadora anunció que iba a dar paso a un cocinero para que diera varias recetas de como cocinar el cordero. Me quedé por un instante horrorizada por lo que acababa de oír, pero me sobrepuse lo suficientemente rápido como para lanzarme en picado sobre la mesa, alcanzar el mando a distancia y presa de los nervios apagar el aparato.

Corderos-con-su-madre

Corderitos

¿Qué había sucedido? Me pregunté, ¿Qué me estaba pasando? Había tenido la misma reacción que ante noticias de maltrato animal, corrida de toros, el toro de la vega…

Claro, nítido, luminoso, revelador: Acababa de vivir mi propia Epifanía y no podía estar más en acorde con la época navideña.

Ahora SÍ soy  VEGANA

No, no me he vuelto loca ni he mentido cuando afirmaba que vivo como vegana cerca de cuatro años. La clave es que vivía cómo y ahora siento como.

Esta nueva percepción de mi sentir vegano me da un nuevo prisma de los animales, no me entiendas mal suponiendo que no sentía sensibilidad hacia ellos, nada más lejos de la realidad, porque hay ciertos pasillos de los supermercados que trato de evitar a toda costa, me disgusta  enormemente ver animales en las películas, me desagradan los anuncios de productos de origen animal, incluso las escenas de cine donde se come carne me repugnan, pero lo que se me ha revelado es que donde una inmensa mayoría ve un trozo de carne, yo veo al animal que fue en vida .

Estoy feliz a la par que infeliz. Feliz pues siento que el veganismo recorre todo mi ser, he interiorizado la filosofía vegana: Soy, me siento, vivo, pienso vegano. Me he fusionado. Al igual que la pregunta:»¿Tú pasas por la vida o la vida pasa  por  ti?» Puedo contestar sin asomo de duda que yo paso por el camino del veganismo como el veganismo pasa por  mi vida .

Consecuencias: Las hay buenas  y menos buenas.

Positivas : Me ha dado una motivación, un sentido a mi vida ,unas ganas renovadas que había perdido para seguir con crónicas de una vegana. He vuelto con energía y con muchos planes en mi cabeza para hacer crecer esta web y aportar mi granito de arena para salvar a los  máximos animales posibles.

Menos positivas: Incremento, si cabe más, de sensibilización hacia nuestros hermanos no humanos y la impotencia de no poder salvar a todos y de los  millones de animales que mueren y morirán hasta que todo de un vuelco. LO DARÁ, LO SÉ.

Lanzo un reto a ti, lector no vegano, mira a los ojos de cualquier animal de granja a través de una imagen, un vídeo, da lo mismo el medio que emplees, pero míralo de verdad. Contraindicaciones: Quizás la próxima vez que te vayas a comer un animal, puede que te sientas incómodo, será la señal de que algo dentro de ti ha germinado y sólo de ti depende que la semilla siga creciendo.

«IN MEMORIAM»

La madrugada del día 1 de enero cerca de las tres de la mañana regresando de la casa de mis suegros después de las campanadas de Nochevieja, dimos con Coque el paseo antes de acostarnos y escuchamos gemir a un gato. Tratamos de localizarlo para llevarlo a urgencias, pero entre los arbustos, la falta de iluminación y que dejó de maullar, no hubo manera de encontrarlo.

Día 2, se acerca una señora que hace una labor encomiable, pues pertenece a una asociación donde cuidan de las colonias de gatos del barrio y como conoce de mi amor por los animales, me preguntó si había visto un gato herido y le conté lo que había vivido. Me dijo que ella había visto, la tarde del 31, a uno de los dos gatos negros que cuida, que cojeaba y estaba segura que había sido atropellado y se temía que además de la pata pudiera tener heridas internas. Estaba tratando de localizarlo para llevarlo al veterinario, pero no tenía muchas esperanzas de encontrarlo con vida ,ya que durante todo el día 1 de enero no había acudido a su cita de comer. Me pidió que si lo veía contactara con ella y así lo acordamos.

Por la tarde estuve paseando con Coque por la zona donde habíamos escuchado al gato quejarse y rebusqué entre los arbustos ,pero no logré verlo. 

Al tercer día del año por la mañana, me encontré con Josefina, que así se llama, y me confirmó lo que ya suponíamos: había encontrado al gatito muerto, las heridas y el frío…Tengo la certeza que nosotros fuimos testigos del último halo de vida de ese animal. Murió solo y sufriendo y nosotros a unos metros de él sin poder hacer nada. No sé ni porqué estoy contando ésto, será que es como un homenaje a ese gato negro que vi muchas veces y que es uno de tantos que todos nos encontramos en las calles como si fueran parte del mobiliario urbano. Como dijo Josefina: «No se puede salvar a todos», tienes razón, a todos no se puede salvar, pero gracias a ti y a tantas personas como tú,  esos gatos viven muchos más años y con calidad de vida. No hay que hacer grandes gestas: con poner pienso y agua donde veas animales ya estás ayudando, pequeños gestos que hacen mucho bien.

Quiero despedirme con una canción que me parece maravillosa, la letra es preciosa y aunque no trata del veganismo, me he tomado la libertad de aplicarla a mi causa. Se trata de un anuncio de coca-cola (no, no me pagan por publicitar esa marca), como hemos visto en muchas de sus campañas, llevan implícitos mensajes positivos y en esta ocasión hablan de un mundo futuro mejor, recorrido por las nuevas generaciones acompañadas por gente que ya lleva recorrido su camino, pero que está abierta a recorrer otras sendas. Seguro que te gusta.

Te dejo dos enlaces, el primero es sólo la letra y el segundo enlace es el vídeo.

https://www.youtube.com/watch?v=NOtkxYlnk8c

https://sanderley.com/2018-Sanderlei/12/S20/Letra-El-Mundo-Entero-PT-Aitana-Ana-Guerra-Agoney-Lola-Indigo-y-Raoul-feat-Maikel-Delacalle-Letra-da-M%C3%BAsica

También os dejo el anuncio que hizo Coca-cola en 1.971 y que para los que nos entusiasmó la serie «Mad Men» parece que sale de la imaginación del protagonista, Don Draper y que ha servido de base https://www.youtube.com/watch?v=5PbC1882umQ

Deseo que este nuevo año 2019 sea mucho mejor para Todos y para Todo.

¡Hasta pronto amigos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 comentarios en “Epifanía vegana

    1. Nathalie Autor

      Hola Gema,

      Sí la verdad es que ha empezado el año con una pésima noticia,muy triste,pero hay que quedarse con la ayuda que se está brindando a tantos animales desde particulares hasta asociaciones.

      Saludos

      Responder
  1. CATALINA THOMÁS GRIMALT LLINÁS

    Queridísima Nathalie,
    Me has dejado sin palabras, pero con un solo pensamiento que voy a intentar verbalizar :
    L@s vegan@s sois la única esperanza para salvar el ecosistema…
    Por favor, sigue así, hay mucho por hacer aún y yo no me veo capaz de seguir tu firme sentimiento (no es una ideología).
    Mientras escribo, estoy viendo en las noticias que un policía ha matado a Rotwailer de un disparo, que hay la caza del zorro …. Lamentable!
    Un abrazó enorme.

    Responder
    1. Nathalie Autor

      ¡¡Muy estimada Kta!!

      Todos podemos salvar el Planeta,pequeños gestos como ahorro de agua ,reciclar,reutilizar,moderar el consumo,utilizar transporte público… Si los hacemos mucho se consiguen grandes cosas.Además la responsabilidad es de TODOS y entre todos se consiguen grandes logros.El ser humano es capaz de lo peor ,pero también de grandezas y cuando nos hemos unido hemos hecho auténticas proezas.

      Tengo esperanza de que todos tomemos conciencia de nuestra situación y actuemos en consecuencia.

      Un abrazo muy afectuoso y muchas gracias de corazón por ser tan fiel.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *