Perros y gatos veganos ¿Es posible?

Inicio » Dilemas » Perros y gatos veganos ¿Es posible?

PERROS Y GATOS VEGANOS ¿ES POSIBLE?

Hoy voy a escribir sobre un tema candente y que me quitó horas de sueño en los primeros meses viviendo como vegana. Cuando decidí adoptar este estilo de vida, Coque, mi caniche gigante, ya tenía 2 años y hasta ese momento se había alimentado de piensos que contenían diversos tipos de carne. Pero aún así confieso que traté de cambiarle de dieta y adquirí un pienso seco 100% vegano, varias latas de comida húmeda, también exenta de ingredientes de origen animal y unas barritas como premios del mismo estilo.

Resultado: UN AUTÉNTICO FRACASO

Intenté por activa y por pasiva que comiera el nuevo pienso, se lo mezclaba con la comida húmeda sabiendo, los que vivimos con perros, que les resulta más apetecible que el simple  pienso seco, pero ni así, probé con tonos de voz alegres y motivadores cuando le servía la comida y tratar de contagiar mi entusiasmo, el bueno de Coque se acercaba, metía el hocico, me miraba con esos ojos tan expresivos y se alejaba de su comedero con gesto triste. Así una y otra vez,  no hubo manera, pasaron dos días y el pienso seco seguía intacto, devoraba el pienso de los perros de mi cuñado, así me di cuenta que a pesar de sentir hambre, Coque no comía ese pienso, ni esa lata de comida húmeda ni tan siquiera las barritas. 

Conclusión : Coque no es vegano, no siente ninguna atracción hacia alimentos de origen vegetal, sé de otros perros que les gusta la fruta, los vegetales, pero el mío decididamente no, no logro ni engañarlo con embutido vegano, no cuela, ni se acerca. Lo único que le gusta y se sale de la carne, es el pan, le vuelve loco, pero tampoco puedo alimentarlo con cereales, ni tan siquiera el arroz le atrae, si no se le acompaña de proteína animal.

Cuando India, la gatita, entró en casa, sencillamente ni lo intenté, conocía que los felinos son carnívoros estrictos y no quise que pasara mal trago por tratar de que adoptara mi dieta. Aún así la invité a probar algún embutido vegetal, alguna fruta, pero nada, lo más cerca que ha estado de acercarse a mi plato fue ante un plato de pasta con tomate y soja texturizada, vino rápidamente y le ofrecí la soja que es lo que le estaba llamando la atención, pero después de oler el grano con gran detenimiento ni siquiera sacó un poco la lengua para lamerlo. Otro fracaso.

Con Coque sí que supuso un dilema moral tener que alimentarlo con piensos de ingredientes animales, me torturaba la idea, cómo podía transigir con éso, qué podía hacer. Fueron malos tiempos, de qué manera podía conciliar mi ética vegana con alimentar a mi perro con desechos animales. Y fue justamente con el concepto de «desecho» que logré conciliar mi filosofía con la alimentación perruna. 

Los piensos destinados al consumo de perros y gatos son piezas sobrantes de otros animales que se destinan al consumo humano, no todos los piensos son iguales, la calidad se aprecia en el precio, pero todos siempre llevan proteína animal, incluso probé comida desecada  como Naku y tampoco le gustó y la dieta BARF me niego a que la siga, ver trozos de animales en estado puro, por ahí sí que no transigo. Una cosa es ver una croqueta seca formada por arroz, cereales y algún sustrato animal y otra es darle de comer una pata cruda de otro animal sintiente.

Siempre he atribuido mi fracaso de conducir a mi perro al veganismo por no haberlo hecho de cachorro y sigo con interés las noticias que vienen tanto de Reino Unido como de EE.UU, ya que en estos países hay perros y gatos que siguen una dieta vegetariana/vegana. ¿Pero es correcta esta dieta, colma sus necesidades nutricionales?

El debate está abierto, pero es una realidad que en ambos países anglosajones los humanos veganos han veganizado a los animales que vive con ellos, con esa tendencia que tanto «desprecian»  los veterinarios de antropomorfización, que es la tendencia a humanizar animales y también objetos creyendo que sienten como nosotros y que lo que nos sienta bien a nosotros a ellos no les hace daño.

Bien es cierto, que el perro es un animal que puede llevar una dieta omnívora, como nosotros, pero privarles de carne ¿Es realmente sano para ellos? El perro desciende del lobo, animal carnívoro, pero en un momento dado, de manera espontánea se acercaron al hombre por una predisposición natural de vivir bajo los cuidados de éste modificando su conducta, entre ellas, la alimentación, que derivó de carnívora a la omnívora actual. Aún así, su organismo no ha sufrido modificación genética al cambiar de dieta, puesto que :

1-Continúa con un intestino corto propio de los carnívoros, les falta intestino para digerir vegetales, el intestino de omnívoros y herbívoros es más largo.

2- No tienen enzimas digestivas en su saliva, de ahí que engullan la comida y no porque sean ansiosos, sino que su saliva no contribuye a la descomposición de carbohidratos o verduras, sólo cubre el alimento para facilitar tragarla.

3- Su dentadura es propia de un carnívoro. La dentadura del perro es igual a la del lobo: incisivos pequeños y puntiagudos, colmillos muy grandes en comparación con los otros dientes y molares dentados. Sus dientes están cortados para desgarrar, triturar, cortar, aplastar … Unas poderosas herramientas cuando se trata de comer carne y huesos. Claro está que hay otros animales que también tienen grandes colmillos y no son carnívoros, sino herbívoros como los gorilas.

4- Sus necesidades nutricionales : los perros tienen una preferencia natural por una dieta baja en carbohidratos y rica en proteínas, pero este aspecto es salvable tal y como asegura la doctora Marta Hervera (Universitat Autònoma de Barcelona), veterinaria y experta europea en nutrición en perros y gatos, sí ve factible que los perros con una dieta casera bien planeada pueda seguir una dieta vegana, aunque reconoce que es cara. En los gatos lo descarta por imposible.  

Entre los déficits descritos por los expertos en dietas para perros y gatos sin carne, figuran la falta de proteínas y de algunos aminoácidos esenciales, falta de taurina , niveles demasiado bajos de L-carnitina y carencia de algunas vitaminas , como la D.

Sin llegar a estos extremos nosotros como responsables del cuidado y bienestar de nuestro animal debemos darles lo que necesiten para que vivan bien. De qué nos sirve abogar por los animales si los que tenemos en casa los maltratamos poniendo en riesgo su salud.

Yo sí creo que un perro puede ser perfectamente vegano, negar éso es cuando niegan que los humanos lo podamos ser, eso sí, cada organismo es un mundo y no todos nos sienta bien lo mismo por muy sano que sea y en el caso de los animales hay que respetar sus preferencias, con Coque tuve que elegir entre matarlo de hambre o darle lo que me pedía, la elección fue obvia. 

Si estás pensando en cambiar de dieta a tu perro y ves que le gusta la comida exenta de ingredientes animales, me dejaría aconsejar por un experto veterinario nutricionista para equilibrar la dieta,  prestar mucha atención al pienso vegano con el que alimentas a tu perro, puesto que la marcas comerciales de piensos veganos que se han examinado en EE.UU no cubrían todas las necesidades nutricionales necesarias para la óptima salud del animal y cubrirlas con suplementación.

El veganismo en perros es una tendencia muy reciente y no hay muchos estudios que garanticen que los perros que en la actualidad sólo se alimentan de vegetales sea beneficioso, por ese motivo ante cualquier indicativo de problemas como disminución de peso, caída de pelo, diarreas y pérdida de energía no dejes de acudir al veterinario y solventar el problema. La calidad de vida de nuestro perro está muy por encima de cuestiones éticas.

Y los gatos que son cazadores natos, tienen unas necesidades de comer infinitamente superiores a los perros, de hecho mantener el ayuno en un gato superior a 4 horas es una tortura para el animal. Necesitan comer entre 12 y 14 veces al día, eso sí, en pequeñas porciones. 

El gato caza aún sin tener hambre está en su ADN y es considerado una especie invasora y uno de los mayores depredadores del ecosistema animal, siendo responsable de la extinción total o parcial de numerosos animales. Si eso no es ser carnívoro no sé lo que es. Pero no significa que no le guste la fruta ni la verdura, de hecho me consta de una gatita que le encantaban las moras y todos los frutos rojos.

Los veterinarios tienen claro que los gatos son carnívoros y privarles de carne es poner en alto riesgo su salud, de hecho en Gran Bretaña toman medidas contra los dueños de gatos si consideran que están mal alimentados 

https://rpp.pe/mundo/europa/inglaterra-los-duenos-que-obligan-a-sus-gatos-a-ser-veganos-podrian-ser-sancionados-noticia-1166896

Desde mi modesta opinión si asumimos la responsabilidad de convivir con un gato no lo maltratemos, tenemos que entender que su naturaleza es la que es y sus necesidades nutricionales son carnívoras.

Los veganos vivimos en dilemas constantes, porque como ya he comentado en más de una vez, la sociedad actual no cumple con la filosofía vegana, somos los veganos que tratamos, a veces infructuosamente, de veganizar al mundo que desde su origen se vale del animal para su provecho y cambiar las estructuras sociales en todos los aspectos no es tarea fácil ni rápida, pero tiempo al tiempo comencemos por la alimentación humana, la cosmética, la abolición de zoos, circos, fiestas culturales con animales, que es donde más sufre el animal directamente.

Quisiera que compartieras tu experiencia si vives con animales y de qué manera los alimentas, lo puedes hacer dejando un comentario, contactando directamente a través del formulario de contacto y si no eres aún suscriptor únete para recibir una comunicación semanal en tu correo electrónico de temas relacionados con el bienestar interior, la salud, tips de belleza y más. No te los pierdas.

¡Hasta el próximo sábado!

P.D

He introducido una novedad en mi web de la que estoy muy feliz, porque una empresa española ha creado un plugin para que las webs resulten accesibles a todas las personas con diversidad funcional. Sé que te puede chocar escuchar «clics», ver las imágenes sin tonalidades etc, pero que no cunda el pánico, ya que en la parte derecha superior verás un logotipo y ahí podrás desactivar todas las opciones que están activadas y que volverán a estar activas cuando regreses de nuevo. Sé que puede parecer un fastidio, pero no para ti que eres sensible y con ese pequeño gesto logramos que la información esté al alcance de TODO EL MUNDO DE VERDAD.

Muchas gracias por tu colaboración.

 

 

 

 

 

 

3 comentarios en “Perros y gatos veganos ¿Es posible?

  1. CATALINA THOMÁS GRIMALT LLINÁS

    Queridísima Nathalie,
    Gracias por resolver la duda que yo tenía…. me ha quedado clarísimo, y más allá de las cuestiones biológicas, la frase que resume esa idea es :
    «La calidad de vida de nuestro perro está muy por encima de cuestiones éticas».
    Y punto.
    Un abrazo enorme!

    Responder
    1. Nathalie Autor

      ¡¡Amiga Kta!!
      Con lo que adoro al peludo ,primero está su bienestar , no tendría ningún sentido maltratar a Coque y tratar con respeto a los otros animales.Primero hay que comenzar en casa.
      Un abrazo muy fuerte

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *